Descubriendo el viaje Descubriendo el viaje

Itinerario de una semana en Sidney

Sea cual sea tu punto de origen, lo más probable es que Sidney, sea tu primera parada en Australia. ¡Y menuda parada! Nosotros llegamos tras dos meses en Nueva Zelanda, un país con poca gente, mucha naturaleza y casi ningún rascacielos. Quizás por esto nos sorprendió tanto.

Sidney es una ciudad cosmopolita, con mucha actividad y con un centro financiero que se caracteriza por sus altos y modernos edificios. Esta ciudad te ofrece restaurantes con gastronomía de casi cualquier parte del mundo y playas con agua cristalina a tiro de piedra. Y, aunque tengas claro que tu primera visita va a ser a la famosa Opera House, es importante ir con una idea de las otras muchas cosas que hay que ver en esta ciudad. Por eso os dejamos este itinerario para los que tengáis pensado estar una semana Sidney.

El mapa con todas las paradas del itinerario en Sidney
con sus detalles más abajo

Día 1 - Paseo desde el Darling Harbour hasta la Opera House

En nuestra opinión, la mejor manera de conocer una ciudad es yendo a pie. Empieza tu paseo en dirección al Darling Harbour para poder disfrutar de unas magníficas vistas al puerto. Desde ahí sigue bordeando la costa hasta llegar al Sydney Observatory, donde te deleitarás con unas vistas únicas del Sydney Harbour Bridge.

Después de las fotos pertinentes y la parada de relax para disfrutar de las vistas, dirígete hacia la Barangaroo Reserve. Esta parte del puerto es relativamente nueva y ofrece rutas tanto para ciclistas como para viandantes en las que estás rodeado de más de 75.000 especies de árboles y arbustos nativos. Se ofrecen tours con biólogos expertos para los más interesados. Bordeando la costa y siempre con el puente de Sidney a tu derecha, continúa tu paseo hasta llegar al distrito de The Rocks, donde te encontrarás la ansiada Opera House de frente.

¡A por nuestro segundo país! ¡Hola Australia! #sidney #operahouse #momentodeldia

A post shared by Descubriendo El Viaje (@descubriendoelviaje) on


Día 2 - Entra en la Opera House y disfruta de los Jardines Botánicos

Ve directamente a The Rocks y disfruta de los músicos callejeros que se suelen poner por ahí. Bordea el puerto hasta llegar a la Opera House y, por supuesto, ¡entra!. Cada día se ofrecen tours en varios idiomas por un precio razonable. Siendo sinceros, este tour no nos entusiasmó demasiado ya que la Opera House de Sidney es muchísimo más asombrosa por fuera que por dentro. Pero, como no hay mal que por bien no venga, por haber pagado la entrada del tour, te ofrecen descuentos en las óperas y obras de teatro del momento. Gracias a este descuento nos pudimos permitir ver una obra de teatro muy poco convencional y divertidísima que se llamaba, Miss Behave. Solo deciros que hubo hasta un poco de nudismo... ¡En la mismísima Opera House de Sidney!... ¡Quién lo iba a decir!

Aconsejamos tomarse tiempo en los alrededores de la Opera House. El Sydney Harbour Bridge se ve impresionante desde ahí, y tendrás la estampa que sale todos los años en el telediario anunciando el año nuevo, ¡pero sin fuegos artificiales!. Si te apetece un refrigerio o incluso comer, ve al Portside Sydney Opera House, el precio no es excesivo y tienes las mejores vistas.

Por la tarde, recorre los Royal Botanic Gardens situados a los pies de la Opera House. Tras el bullicio de los turistas alrededor del puerto agradecerás poder disfrutar de las vistas con las que siempre te imaginabas Australia rodeado de paz y tranquilidad. Para añadir valor a esta experiencia recomendamos ir al atardecer, la puesta de sol detrás de la Opera House es única.

Portside Sidney Opera House

Vistas desde el Portside Sidney Opera House


Loro Royal Botanic Gardens de Sidney

Un loro colorido en los Royal Botanic Gardens de Sidney


Día 3 - Free Tour por el centro y vistas desde el Harbour Bridge

Dirígete al parque Hyde Park y da un paseo hasta llegar a St Mary’s Cathedral, la catedral más impresionante que hemos visto en Australia. Cerca de allí salen, en dos horarios diferentes al día, free walking tours de la ciudad. Para los que hayáis viajado por Europa ya sabréis lo que son los free tours, pero para los que no aquí va un pequeño resumen de cómo funciona en Australia. I’m free tours es una empresa que se dedica a hacer tours andando tanto de Sidney como de Melbourne explicando historia y anécdotas en cada parada. Al finalizar, pagas lo que crees que ha valido el tour. A nosotros nos gusta hacer uno de estos tours en cada ciudad que visitamos ya que te da una visión más profunda de donde estás y recomendaciones que no conseguirías de otra forma.

Para terminar este día con una gran vista desde lo alto, súbete al Sydney Harbour Bridge y verás a tu derecha el puerto y la Opera House, y a tu izquierda cortado por el mar, el norte de Sydney, ¡espectacular!

Fuente de Apolo en Sidney

La fuente de Apolo en Sidney


Calle Free tour Sidney

Una de las curiosas calles por las que nos llevó el free tour


Día 4 - Coge el ferry a Manly y disfruta de la playa

Después de tanta ciudad apetece un poco de playa. Para usar transporte público en Sidney tendrás que comprarte una tarjeta que se llama OPAL, y vale para metro, autobús, trenes y ferries. Las puedes adquirir en cualquier kiosko y son gratis. Lo mejor de este sistema es que los domingos, vayas donde vayas, no te costará más de 2,60 dólares. Nosotros aprovechamos esta oferta para coger un ferry hacia Manly. Inconvenientes, que es una decisión muy popular. Manly es un distrito ubicado al norte de Sidney y es famoso por sus bonitas playas. Es una zona con muy buena atmósfera, muchas tiendas y ambiente surfero. Recomendamos hacer el paseo hasta Shelly Beach y bucear cerca de las rocas, te sorprenderás de la variedad de peces que encontrarás.

Shelly Beach Manly Sidney

La famosa Shelly Beach en Manly


Vistas Opera Sidney Ferry Manly

Las vistas de la Opera House de Sidney desde el Ferry de Manly


Día 5 - Sal a las afueras de Sidney para ver las Blue Mountains

Otra opción para hacer los domingos de una manera barata es ir a las Blue Mountains. Se encuentran a dos horas en tren del centro de Sidney y es la mejor atracción para los amantes de la naturaleza. Una vez ahí tendrás que moverte en autobús para llegar a los diferentes puntos, pero no te preocupes porque la Opal también vale ahí. Si como nosotros decidiste utilizar el descuento de los domingos en otro destino, no te preocupes, esta excursión no saldrá tan cara como parece. La Opal card tiene un límite de 15 dólares, cuando gastes más de esa cantidad en un día, el resto te saldrá gratis.

Una alternativa al transporte público es ir con un tour organizado. Ni que decir tiene que es bastante más caro, pero vas con gente que se conoce la zona por lo que ahorras tiempo. Nosotros nos desenvolvímos bastante bien a nuestro aire aunque no tuvimos mucha suerte con el tiempo. A pesar de que en Sidney amanecimos con un día soleado, mirad lo que nos encontramos ahí.

Niebla Blue Mountains Australia

Las preciosas Blue Mountains... detrás de una capa impenetrable de niebla


Street Art Blue Mountains

Al menos nos divertimos con el street art :)


Entre la niebla se deberían de ver las Three Sisters, atracción principal de las Blue Mountains. Una pena la verdad, pero nos lo tomamos con humor. Antes de volver al centro no dejéis de visitar el Waradah Aboriginal Centre. Nosotros no entramos a ningún espectáculo, pero merece la pena quedarse en el interior y leer los paneles informativos y fotografías de la historia y actualidad de la cultura Aborígen australiana.


Día 6 - A tomar el sol en Bondi

Si tienes más suerte que nosotros, necesitarás un poco de descanso después de la excursión a las Blue Mountains. Para ello recomendamos ir a Bondi beach, quizás la playa más icónica de Sidney y nuestra favorita. Está aproximadamente a 7km del centro de la ciudad y se puede llegar en autobús fácilmente. Arena fina y blanca, surfistas cogiendo olas a cualquier hora del día y volleyball es lo que te espera. Pero quizás lo mejor de esta zona es el paseo marítimo en dirección a Coogi Beach. Una de las rutas más recorridas tanto por locales como por turistas por su belleza, no tiene desperdicio.

Nuestro sitio favorito de Sidney #bondibeach #playeo #momentodeldia

Una publicación compartida de Descubriendo El Viaje (@descubriendoelviaje) el

Día 7 - Un Breky especial para endulzar despedida

¡Último día en la gran ciudad! Y como despedida es importante hacer lo más típico de Australia, tomarte un buen breky o brunch. Nuestro sitio favorito para esto se llama “Grounds of Alexandria”, está un poco alejado del centro, pero merece la pena. Consiste en un complejo de restaurantes y jardines que tienen hasta una granja propia. Nada más entrar, paseas por un pasillo lleno de girasoles para encontrar inmediatamente a tu derecha una mini-granja con cerdos, cabras y gallos. Es muy amplio y está muy bien decorado, sin duda te hace olvidar que a apenas en media hora estás en el centro urbano.

Como última actividad, recomendamos algo cultural, como ir al Australian Museum. Este es el museo más antiguo de Australia y explica de una manera muy interactiva la historia de este país. Podrás ver relatos y fotografías de la “Generación robada” y de todo lo relacionado con la cultura aborigen. Nos pareció muy interesante y recomendable. Las salas de los pisos superiores están dedicadas al mundo animal, y aprenderás todo lo que quieras acerca de la flora y fauna australianas.

Australian Museum Sidney

El Australian Museum en Sidney


Para terminar, qué menos que despedirse con otra gran vista. En la parte superior del museo hay una terraza con un restaurante. Desde ahí puedes ver el parque, la catedral y el puerto. Sin duda una bonita forma de despedirse de esta grandiosa ciudad.

Y hasta aquí nuestro itinerario de Sidney

Esperamos que os haya gustado este itinerario y para los que vengais a Sidney, que os haya servido para descubrir mejor esta ciudad. Si teneis alguna duda o quereis alguna recomendación extra no dudeis en dejarnos un comentario.

¿Te ha gustado?, ¿quieres saber algo más? Escríbenos un comentario